Un tormentoso 2012 en el horizonte

Tú lo vives todos los días, las noticias apuntan claramente a que el próximo año 2012 será de naturaleza muy complicada para la gran mayoría de seres humanos, la implosión del euro y una posible solución de una europa de dos velocidades, con Alemania y los países del norte de Europa que tienen balanzas comerciales positivas, formando una nueva área del Marco y Francia, con los países del sur de Europa formando una zona deficitaria que es financiada por el excedente del primer bloque. Es inevitable el colapso, la deuda que se arrastra es impagable y los elevados costos de operar legalmente, debido a la trabas que existen para entrar en cualquier sector hacen que los pequeños negocios cierren y con ello, el sector que más trabajo crea en el economía mundial se sigue achicando increíblemente.

En este post comentaré ciertas ideas que he ido encontrando en diversas fuentes en los últimos días y que nos ayudarán a entender que nos espera esta 2012 y como prepararnos para la tormenta y las consecuencias que traerá para la gran mayoría de nosotros.

Lo primero que debemos entender es que la globalización ha llegado para quedarse y es un proceso irreversible, las presiones demográficas, los altos niveles de endeudamiento (mayormente privado) que ha llevado a una saturación del crédito en casi todas las economías, el agotamiento de las materias primas y una desindustrialización de las naciones desarrolladas han cambiado radicalmente el panorama y hace imposible aplicar la antigua y mágica receta para resolver todos los problemas, hacer crecer la economía (incrementar el PIB). Como bien dice Santiago Niño Becerra, se ha producido un punto de inflexión en la economía mundial y ahora la tendencia es decrecer, o como a él le gusta llamarlo ir a menos.

Si analizamos la situación de forma "analítica", la presente situación era inevitable, el constante desarrollo tecnológico y los largos años de paz resultado de la política de la destrucción mutua asegurada, nos llevaron a un contínuo y acelerado aumento de la población. Las masivas campañas de vacunación, el abaratamiento de los servicios médicos elementales han hecho que las tasas de mortandad de la madre y el niño recien nacido se reduzcan a niveles jamas vistos en la historia. El control médico primario masivo y financiado a través de los impuestos ha hecho que enfermedades cardiacas o la diabetes que impedian que una muy buena porsión de la población superase los 50 años, han hecho posible que la esperanza de vida promedio, incluso en los países más pobres del planeta aumente sostenidamente en los últimos decenios. Es decir estos 7000 millones de seres humanos que hoy compartimos el planeta son una prueba de nuestro éxito como sociedades y como especie.

Pero por otro lado, todos los problemas que tenemos en estos momentos son el resultado de aquello que consideramos nuestro éxito. Una población que crece de forma exponencial en un planeta de recursos finitos y cuya tecnología sólo le permite un incremento de la producción de forma lineal de los recursos es una receta para el desastre, lo sabemos desde Malthus. Pero la revolución industrial y el salto en la productividad que nos trajo hizo que la mayoría ignoraramos conveniente el hecho de que inevitablemente en algún punto en el tiempo, nuestra capacidad de consumir excedería por mucho nuestra capacidad de producción.

La globalización y la financialización de la economía mundial han creado básicamente sólo dos grupos, una sociedad de dos capaz, aquellos que están bien conectados y tienen acceso al poder y los recursos financieros (el 0.01%) y todos los demás (el 99.99%). No interesa si eres un neurocirujano de fama mundial, el más brillante ingeniero de software o un abogado que no pierde un sólo caso, nada de eso cuenta si un pequeñísimo grupo de la población puede crear de la nada $7.77 billones (de los núestros millón de millón), como nos lo ha contado Bloomberg está semana que pasó. Para que la industria financiera pueda seguir con sus apuestas especulativas y pudiera pagar monstruosos bonos en el 2009 y 2010.

De que sirve que se le obligue a la gran mayoría de la población sacrificios y austeridad, si la mayor parte de la deuda no ha sigo generada por un consumo insostenible de las familias o por un gasto en servicios sociales desproporcionado sino por especulación financiera, y eso es lo que dice este gráfico de Morgan Stanley Research (que he encontrado en BusinessInsiders):

Deuda Total

La deuda total, que es "el problema" y del que nadie habla es lo que está haciendo que todas las economías desarrolladas entren en una recesión de hoja de balance como lo explica muy bien el economías japonés Richard Koo. Así que de tener la disciplina y capacidad de adaptación japonesa, el mejor escenario posible para la mayoría de países europeos y los Estados Unidos serían 20 años de estancamiento económico. Pero hay que recordar que mientras Japón tuvo su década perdida (los 90), el resto del planeta entró en un proceso de crecimeinto económico que terminó con la gran recesión en el 2008, eso permitió que Japón pudiera exportar y sus empresas amortizar parte de la inmensa deuda que tenían.

Aunque países como España, Estados Unidos o Perú parecen muy disímiles en principio, la globalización ha hecho que estos países se asemejen en cuando a su estructura de costos y su dependencia del crédito para manetener sus economías creciendo. Todos estas economías crecen sólo cuando hay capitales (dinero) entrando, ya sea para financiar consumo, construcción de viviendas o inversión en minería. Lamentablemente, estamos camino a un credit crunch mucho mayor al ocurrido en el 2008, lo que significa que todas aquellas economías que basan su crecimiento en el acceso al crédito dejaran de crecer.

Por otro lado los países con superavits en sus balanzas comerciales como China o Alemania, se enfrentan al problema de que sus clientes tradicionales no pueden seguir comprandoles porque no tienen más dinero (ni crédito) para poder continuar como hasta hoy. ¿Quién sufrirá más en la gran desaceleración luego de que el planeta llegue al límite?, una pregunta difícil debido a que todos nuestros referentes históricos carecen completamente de valor debido a que jamas hemos estado en una crisis de naturaleza post-global como esta. Las recetas del pasado no sirven y no sabemos que hacer, por lo pronto se trata de ganar tiempo en Europa, pero en todo lado también, mientras alguien descubre como darle salida al actual entrampamiento económico.

Como una reflexion final quiero dejar este video de Santiago Niño Becerra realizado a finales de octubre del 2009:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.