La civilización del espectáculo

El título de este libro es el mismo de la última obra del novelista peruano y Premio Noble de Literatura 2010 Mario Vargas Llosa. En este ensayo, Mario nos cuenta su frustación por la pérdida de la cultura en la sociedad y su reemplazo por un conjunto variado de actividades que tienen como único fin entretener. Es decir ahora llamamos cultura ahora a casi todo, siempre y cuando nos entretenga. Por ejemplo, las telenovelas, Tongo o el fútbol se pueden considerar cultura, siempre y cuando le pongamos el adjetivo "popular" a continuación. La cultura de la forma clásica que habla Mario, es la de las elites que produjo la Ilustración y de las cuales él es un descendiente directo y debemos admitir que muy digno. Obviamente en Perú, su ensayo como casi siempre ha pasado sin pena ni gloria, algo a lo cual el supongo ya debe estar acostumbrado, pero ha atraído la atención de la "intelectualidad" latina y ha sido incluso entrevistado por el periodísta argentino Andres Oppenheimer desde Miami en su programa "Oppenheimer Presenta", el cual le dedicó todo su programa saliendose de su formato tradicional. Les recomiendo que vean la entrevista:

 

 

Pero aquí viene mi crítica, Mario Vargas Llosa entendió mal la revolución digital, tal vez fruto de sus prejuicios (hey todos tenemos un corazoncito). Pero ciertamente el tema que trato en su ensayo no es nuevo, desde mediados de los ochenta ya se ha estado discutiendo sobre eso, prueba de ello es el libro de Amusing Ourselves to Death de Neil Postman, en el cual en un mundo previo a "Internet" o las "Redes Sociales", ya se hablaba de cómo nuestra addicón al entretenimiento (por ese entonces la televisión) hacía fácil el control de la población. Es más desde el décenio de los ochenta, el que candidato que ha ganado las elecciones en los Estados Unidos es aquel partido que ha hecho un mayor gasto en publicidad televisiva primero y luego en la "red". Es decir, este no es un fenómeno nuevo y Mario Vargas Llosa, así como su referente el Nicholas Carr han descubierto el agua caliente.

Por otra parte, considerar que Wikileaks es chismografía, cuando esa fue la manera como nos enteramos de los crímenes de guerra cometidos en Irak y filmados por los mismos soldados que los perpetraron, o el robo en masa perpetrado por Bank of America con las hipotecas dadas a personas que no podían pagarlas, simplemente refleja o una ignorancia del tema o por otro lado un intento grosero de querer tapar el sol con un dedo. Pero como dice el refran: "No presumas malicia, cuando la simple estupidez puede explicarlo". Me quedo con la explicación de que Mario a sus 76 años y preso en su torre de marfil, es ignorante de lo que realmente está pasando y se informa única y exclusivamente a través de otra fuente de entretinimiento CNN en Español.

Si Mario Vargas Llosa es lo mejor que puedo encontrar en crítica social en español, ahora entiendo por qué existe un abismo de diferencia entre Latinoamérica y los países desarrollados como USA, Japón o Europa. Y por qué somos tan felices viendo nuestras novelas, estudiando en nuestras universidades de juguete y no questionando el status quo. Mil veces más lúcido y moralmente más congruente es la visión de Chris Hedges, periodista, corresponsal de guerra y fiel seguidor de sus principios aunque esto signifique perder un trabajo o la admiración del rebaño. Hedges fue una de las pocas voces que se opusieron a la invasión de Irak, no por motivos idelógicos, sino puramente prácticos. Esa oposición le valió perder su trabajo en el New York Times.

Pero sus ideas de que en realidad somos nosotros los que nos autoaislamos en una suerte de gueto digital y nos creemos los protagonistas de nuestro propio reality, queriendo alcanzar notoriedad a cualquier precio y sin más regla moral que el éxito como justificación de cualquier acción que realicemos, explica claramente porque los banqueros de Wall St. son también víctimas de esta sociedad del reality show y como todos vivimos en el "Imperio de la Ilusión", que es justamente como Hedges titula su libro: "Empire of Illusion: The End of Literacy and the Triumph of Spectacle", justamente en una charla sobre ese libro en Cambridge es que se grabó este muy buen video en el cual nos explica con mucha claridad como la civilización como la conocemos está muriendo, no por una conspiración sino por nuestra indifirencia y nuestro rechazo a resolver los problemas como comunidad (no he podido encontrar una versión con subtítulos lamentablemente):

 

2 comentarios en “La civilización del espectáculo

    1. Interesante pregunta. Incluso podemos hacer otra mucho más profunda: Es la literatura como arte parte de la cultura?

      Existieron sociedades humanas muy avanzadas como la de los incas, capaces de tener un orden social muy complejo y estar extendidas en una gran geografía sin tener una escritura (símbolos gráficos que representan ideas) y por lo tanto sin que existiera una forma de literatura.

      Con respecto a Vargas Llosa, debemos aceptar que es reconocido como literato. Es más ha ganado un premio Nobel que es un reconocimiento mundial al cual muchos reconocidos escritores como Borges, por ejemplo, no han llegado. Pero con todo la literatura es un arte y por lo tanto sujeto al juicio del observador. En las artes no hay una regla universal, hay que aceptarlo no es una ciencia. Por ejemplo lo que hoy son garabatos mañana puede ser la obra maestra de un artista incomprendido y lo que ayer pudieron ser considerados los delirios de un loco, hoy pueden ser la novela que refleja la naturaleza más profunda del alma humana.

      Pero por otro lado las artes nos permiten imaginar y hablar sobre futuros posibles a los cuales la ciencia y la técnica nos pueden llevar.

      Respecto a las obras de Mario, hay algunas que me han gustado y otras que no. Pero a quien le pueden gustar todas las canciones de un cantante o quien sería tan irracional de organizar su vida en torno a la lírica de las canciones que le gustan. Si las obras de Mario son o no parte de la cultura peruana, una pregunta mucho más acotada. Pues nos guste o no, tenemos que aceptar que ya es parte de la cultura (entendida como una experiencia que compartimos los peruanos), eso tampoco es un mérito ya que Tongo (hoy por hoy) es también parte de esa misma cultura. Y es justamente lo que le critico a Mario, su prejuicio (fruto de su forma de ver el mundo) sobre que debe ser cultura y que no.

Responder a Dan Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.