Leyendas urbanas

A lo largo de mi vida he ido viendo como los valores de la sociedad y lo que se considera "evidente" o "correcto" ha ido cambiando. Al parecer la moda no es lo único que está sujeto a los dictados de la mayoría, o como algunos suelen llamarlo "efecto de red", debo admitir que siempre he sido un contrarian y también un escéptico sobre lo que la mayoría considera es lo "correcto". Claro que tampoco considero tener la razón en mi forma de ver las cosas,  y en eso también soy diferente a la mayoría que siempre cree tener la razón. Pero el día de hoy quería comentar con Uds. algunas reflexiones sobre estas tendencias presentes en nuestra sociedad. Y cuando digo nuestra no me estoy refiriendo solamente a Perú o USA, me estoy refiriendo a todas aquellas sociedades que voluntaria o involuntariamente se encuentran inmersas en lo que se ha llamado "Globalización", aunque tal vez deberíamos llamarla la "Pax Americana".

La primera verdad evidente sobre la que deseo comentar es sobre la importancia del dinero y frases tan cínicas como la famosa "Greed is good" de Gordon Gekko en el clásico de los ochenta "Wall Street". No hace mucho leí otra frase igual de cínica en una de las columnas de Jaime Bayly en Peru21: "Si alguien te dice que el dinero no da felicidad, pídele que te regale todo su dinero. Si no lo hace, no le creas.". El problema con el dinero y la avaricia es como decían los romanos al igual que con el agua de mar, a más se beba, más sed se tendrá. Además si es cierto que el dinero es fundamental para la felicidad, pues en el Perú en estos días el ciudadano promedio debería ser más feliz que hace 5 años, de ser cierto Ollanta Humala no estaría liderando las encuestas.

Por otro lado el dinero es en realidad una cadena, con ella uno queda atado al sistema y es debido a esa dependencia que la gente es manipulada al antojo de los que imprimen el dinero. En el fondo esta búsqueda de la felicidad a través del dinero es una forma de esclavitud en el cual uno está dispuesto a justificar hasta las acciones más bajas con el pretexto de que se necesita el dinero para alimentar a la familia. Como bien dice Nassim Taleb en uno de sus famosos aforismos: "Tres son los vicios más perniciosos para el hombre, los carbohidratos, la heroina y un sueldo mensual". Al final el dinero en la forma de un salario mensual es una forma encubierta de esclavitud.

Otra de las mitos de nuestra sociedad es que la clave del éxito personal está en el estudio y en conseguir un título universitario. Es difícil la constatación empírica de esta creencia, pero el hecho de que la gran mayoría lo asume como cierto es la expliación de la prolifereación de universidades construidas a la imagen de empresas, es decir orientadas a la generación de beneficios económicos. Por otro lado la gran mayoría de empresarios exitosos, no han pisado la universidad o sencillamente la abandonaron en los primeros años, tal vez debido al hecho de que eran lo suficientemente inteligentes para darse cuenta de que eso no los ayudaría a progresar en la vida. Taleb tiene otro muy buen aforismo para explicar esta leyenda urbana sobre la educación: "Ellos están de acuerdo que el entrenamiento en ajedrez sólo mejora las destrezas del ajedrez pero no concuerdan que el entrenamiento en el salón de clases (casi siempre) sólo mejora las destrezas del salón de clases".

Nunca antes en la historia del Perú, o de la humanidad en general han existido tantos profesionales como los hay ahora, sin embargo cada vez menos son necesarios, alguien que invierte varios miles de dólares en una carrera profesional espera tener un mejor nivel de vida que el de sus padres, sin embargo lo cierto es que la gran mayoría siente que su nivel de vida ahora es inferior al que tuvieron sus padres. Para muestra un botón, la generación de nuestros padres gozó del beneficio de una jubilación, nuestra generación de continuar la actual tendencia no tendrá jubilación y eso que la generación a la que pertenezco puede considerarse afortunada de tener un trabajo, porque la siguiente como resultado de la globalización tendrá más difícil el conseguir un trabajo y este será peor remunerado.

No podía dejar de comentar también sobre la increíble devoción existente por la tecnología y las ciencias en general. La gran mayoría asume que si algun experto sale diciendo algo en televisión, o es citado en un periódico debe ser verdad, además se tiene la erronea creencia que no hay problema que no pueda ser resuelto con tecnología, de alli el incríble fetichismo de nuestra sociedad con los gadgets en general. Esto en parte es debido al rápido avance de la ciencia a lo largo del siglo XX, pero aunque muchos se empeñen en negarlo la velocidad con que la ciencia y la tecnología se está moviendo en los últimos años está disminuyendo, cada vez se necesita más inversión para generar una pequeña mejora marginal en algún producto, que sólo tiene sentido aplicarla si se produce en forma masiva.

Pero el fetichismo que tenemos con nuestros gadgets no difiere mucho del fetichismo que practicaba la sociedad algunos siglos atras con crucifijos, rosarios o imágenes de santos, que nos protegían y ayudaban a alcanzar nuestras metas. Los smartphones, laptops, tablets, etc., no aumentan nuestra productividad, ni nos permiten alcanzar más en menos tiempo. Ya lo dice el viejo y conocido refrán: "Aunque la mona se vista de seda, mona se queda". En este caso si alguien es poco inteligente para cree que sus actuales limitaciones intelectuales o capacidad de entender que es lo que ocurre a su alrededor se resolveran con el simple hecho de adquirir un aparato, difícilmente el aparato por si mismo podrá resolver un problema personal. Esto es lo mismo que le ocurre a las personas que son obesas e intentan dietas, programas de ejercicios, etc., la obesisdad es a la vez un problema genético y un problema de falta de disciplina; no hay píldoras, ni recetas mágicas que resuelvan un problema que depende directamente de la forma como eres.

Lo descrito en el párrafo anterior también aplica a aquellos que durante el 2007 cabildearon por traer la OLPC (One Laptop Per Child) a Perú y tras 4 años aún no se ve ningún resultado tangible, probablemente jamas lo veremos. Sobre el tema publique un post no hace mucho llamado Negropontismo, y es justamente esa creencia en que la tecnología resuelve los problemas por si mismo. Pero no es sólo la fé en la tecnología que es algo tangible y aplicable directamente a nuestas vidas diarias, sino también nuestra fé en la ciencia, que por definición no debería estar basada en la fé, pero en la práctica la gran mayoría sigue el camino de aceptar hipótesis como leyes de la naturaleza, especialmente en las ciencias sociales donde la "experimentación" se reduce a la manipulación de las estadísticas para probar cualquier cosa.

Finalmente, al menos por ahora, un mito muy extendido en nuestra sociedad es el hecho de creer que una persona "exitosa" (alguien con mucho dinero) sabe lo que está haciendo. Lo cierto es que el éxito en casi todas las circunstancias es algo fortuito, se ve un caso de éxito e inmediatamente se trata de copiar como si fuera una receta de cocina. Pero olvidamos que nuestra sociedad, especialmente está del siglo XXI, es muy compleja y que por cada caso de éxito hay cientos de miles o tal vez millones que hicieron exactamente lo mismo y fallaron. Debido a esta leyenda urbana que nos dice que copiar al que tuvo éxito, nos garantiza nuestro propio éxito, es que vemos una increíble cantidad de autores diciendonos cómo ser exitosos. Lo anterior desde mi punto de vista es un ejercicio tan inútil como entrevistar a todos los ganadores de la lotería y preguntarles como hicieron para seleccionar los números, pero olvidamos el hecho de que ganar la lotería es un fenómeno netamente aleatorio.

Desde el momento en que se nace, todos los seres humanos nos encontramos inmersos en una inmensa lotería, primero es la genética que definirá nuestra raza, nuestra condición física, cuando viviremos, si tendrémos cancer, nada de eso es predecible o controlable. Luego es la lotería de en que sociedad nos tocará nacer, acaso naceremos en una sociedad que domina el planeta o nos tocará nacer en una que está en la periferia. De alli tenemos la lotería de en que familia nos tocará nacer, en una con problemas, en una familia perfecta, en una con dinero, en una pobre (pero honrada) wink. Seguidamente la lotería de como será nuestra educación, a que personas conoceremos, que tipo de conexiones sociales desarrollaremos, cuál será nuestro primer trabajo, etc. Pensar que se pueden tomar casos de éxito, sacarles el factor común y aplicar esa recerta a nuestra vida y pensar que así seremos exitosos también, es pura y simple ilusión. Pero después de todo la mayor de todas las leyendas urbanas es pensar que nosotros los seres humanos somos seres racionales, completamente diferentes a los animales que actúan por instinto, que somos capaces de aprender y trascender a la dictadura de la naturaleza, pero de ser así porque la gran mayoría de seres humanos actúa por miedo, lujuría, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y sobre todo los más "inteligentes" soberbia.

3 comentarios en «Leyendas urbanas»

  1. Felicidades, muy bueno y bastante completo.

    Nosotros, de jóvenes militábamos en la publicación de una revista, gastábamos parte de nuestros recursos en ello y teníamos un lema «pobres sí pero miserables no», yo no sé de donde venía pero así lo heredamos.

    Finalmente uno más, la vanidad, «la guerra y la vanidad comen en la misma mesa (Jorge Drexler)» y hay mucha más guerra de la nada que debería de haber.

    Salud y un abrazo,
    Sime

  2. El principal problema del hombre, cuando en la escala evolutiva da el salto a la reflexión y toma conciencia de su existencia y su libre alvedrío, es la felicidad; la religión católica habla figurativamente de la manzana de Adán. El problema de  ¿Cómo hacer feliz al hombre?, fue y es el principal problema de la humanidad. Desde tiempo de los griegos se crearon corrientes filosóficas; los cireneicos creian la felicidad está en los placeres mundanos, siempre que no nos dejemos dominar por ellos. Los cínicos, con Diógenes a la cabeza, creian lo que hacen infelíz al hombre son la dependencia de cosas materiales, como tener dinero y bienes materiales, diógenes tenía por casa un barril,predicaban la autosuficiencia, pero  el y sus discípulos terminaron semisdesnudos y viviendo de la limosnas. Los estoicos, con Séneca a la cabeza, predicaban que para ser felíz hay que mortificar al cuerpo y se sometían a una serie de torturas físicas para purificar el alma; es casi semejante a la filosofía cristiana de la edad media. Para aristóteles existía tres formas de ser felíz: haciendose sabio, practicando la virtud y mediante los placeres. Todavía quedan en el mundo algunas sociedades que su organización no se basa en el dinero, como algunas tribus de la selva amazónica, su felicidad es compartir con los miembros de la tribu y gozar de la naturaleza, seguro si de frente lo alojamos en una lujozo departamento de New York o Lodres y le damos de comer comida chatarra a uno de estos salvajes no solo le causaremos infelicidad sino incluso la muerte.
    El sistema capitalista es el más injusto  y estúpido; de que le sirve a Bill Gates que tenga cincuentamil millones de Dólares si no lo va poder gastar durante su vida, no va poder comprar la juventud ni la vida, va a terminar como cualquier mortal; mientras millones de seres humanos se mueren de hambre. No es justo que solo el 10% sean los dueños de la riqueza del mundo, no tiene sentido, que en su afan de acumular más dinero estén destruyendo el planeta que habitamos. Pero porqué está vigente todavía, por la sencilla razón que hay recursos para explotar, que la actual escala evolutva del hombre todavía es la que más se adapta a este modelo socioeconómico. Pero nada es terno inexorablente llegará a su fin.
    Ahora que se necesita para ser miembro privilegiado de este sistema. Considero tres aspectos fundamentales 1) Tener la absoluta decsión de ser rico, estar plenamente convencido que puede hacerlo. Si se lee las biografías de los archimillonarios del mundo, nos dicen que la riqueza está en la mente, pues en su mayoría parten de cero. 2) Tener la oportunidad y aprovecharla al máximo y 3) Conocer las reglas de juego del capitalismo, en este juego hay perdedores y ganadores, gana el que plantea las mejores estrategias y tiene el coraje de ejecutarlas.
    La educación es una herramienta para generar riqueza; siempre y cuando esté orientado en ese sentido. Si el principio es ve a la universidad, saca las mejores notas y busca trabajo, nunca va ser rico. Si en cambio el objetivo es ir a la universidad, sacar las mejores notas y formar una empresa; Existe la posibilidad de ser rico; depende de la calidad de la educación que recibe y los aspectos señalados anteriormente.
    Coincidimos que la tecnología por si sola no hace milagros, depende del uso que se les de, por ejeplo en el congreso hacia pasífico que celebró en el Perú, estaba presente un multimillonario chino, que contó que su única herramienta para generar sus millones fue su computadora conectada a INTERNET.
    Sabemos que el conocimiento científico no es una verdad absoluta, ni siquiera relativa, desde Heisember propuso el pricipio de incertidumebre, nada es seguro, simplemente se habla en terminos de probabilidad. Además existe otra posición más radical donde se cree que para una misma realidad existen varias verdades o modelos explicativos. Pero con toda esta incertidumbre, es la ciencia y la tecnología la que está cambiando al mundo, sea para bien o para mal. El día que todo se conosca y no se dude será el fin de la ciencia.
    El hombre es un anima racional, es decir que tiene de agel y de bestia. Genéticamente compartimos con el chimpasé el 98 % de nuestros genes. Es decir somos más animales que hobres y nuestras desiciones en un alto porcentaje tienen origen en lo afectivo; La racionalidad en el hombre es directamente proporcional a su evolución genética, su educación y cultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.