La primera cabina Linux de Chiclayo

Para complemantar la crónica iniciada por el post "El Origen y Evolución de Internet en Chiclayo", que tan amablemente reprodujera mi amigo Christian Medina en su blog y continuando con la narración de los eventos ocurridos en Red del Norte, voy a copiar y pegar el texto original que enviara a la periodista Cecilia Niezen y que fuera usado por la revista PCWorld para un artículo titulado "Historia de una erupción Chiclayana", aparecido en la edición del 15 de abril de 2003, en el cual se daba cuenta de la implementación de 28 terminales linux usando el software LTSP.

Actualmente resido en la ciudad de New York, la experiencia Linux en Chiclayo, fue sin temor a equivocarme, el mayor reto que he tenido en lo que llevo de vida.
 
La historia trancurrio más o menos así. En marzo de 1996, Red del Norte S.R.L., comienza sus operaciones como un BBS (Bulletin Board System), el primero de Chiclayo, y quizá el primero del norte peruano, no hubo mucha aceptación por parte del público pues todo el mundo quería Internet y por aquella época el monopolio de Internet estaba en manos de RCP, sucedio que en agosto de ese año apareció Infovía y la posibilidad de que cualquiera pueda convertirse en ISP a nivel nacional, bajo la denominación de CPI. Fue así que Red del Norte se embarco en la aventura de ser ISP, de la cual tampoco se puede decir se obtuvieron resultados exitosos, corrian los primeros meses de 1997 y para tratar de fomentar la suscripción de usuarios, se colocarón PC’s en la oficina para mostrar todo lo que Internet podía hacer. Grande fue nuestra sorpresa cuando la gente nos pedía alquilar las computadoras para trabajar alli en nuestras oficinas y no se interesaba mayormente por la suscripción desde casa. Por ese tiempo cobrabamos S/. 10.ºº la hora, sólo habian 4 PC’s disponibles para tal fin. A los usuarios frecuentes se les ofertaba la compra de un paquete de 8 horas por S/.40.ºº (es decir 50% de descuento). Pero al ver que tuvimos que ampliar nuestra covertura de 4 a 8 PC’s, es que decidimos intentar algo más ambicioso, poner una "gran" cabina como no se había hecho antes en Chiclayo, el objetivo era tener 24 PC’s y cobrar S/. 3.ºº la hora. Fue una inversión bastante elevada en la que la empresa puso todas sus esperanzas.
 
Al principio todo fue bien, las caja registradora no paraba de sonar y el éxito de la cabina atrajo también suscriptores al ISP. Pero como siempre ocurre en este mundo "todo tiene su final, nada dura para siempre" (H. Lavoe).
 
En julio o agosto de 1998, apareció un rival, se llamaba VirtualNet, y fue el primero de una serie de cabinas que han aparecido y desaparecido de la escena Chiclayana. Como habrás notado no he comentado nada sobre RCP en Chiclayo en las líneas anteriores, porque realmente nunca representaron mucho en la ciudad, pero hago mención que la aparición del nodo concentrador de RCP en Chiclayo y el formación de Red del Norte fueron eventos paralelos.
 
VirtualNet sumo 20 computadoras a la oferta y sentó el presendente para que todo el mundo pensara que tener una cabina era un gran negocio, y al igual que las combis, taxis, y la venta de PC’s al menudeo, en muy poco tiempo la oferta excedio largamente a la demanda. Por más que digan que hay mercado para todos, sencillamente el mercado se saturó.
 
La crisis se agudizó para nosotros a mediados del 2000, todas las cabinas usaban Win98 o Win Me y nosotros sólo teniamos las licencias de Win95, además nuestras PC’s eran antidiluvianas Pentium I de 133 MHz con 32 MB de RAM en promedio.
 
No teníamos dinero para renovar equipo, ni mucho menos para el Upgrade del sistema operativo, se me encargo formular un plan, que permita que la empresa siga operando, sin invertir más de U.S.$ 3000.ºº para ello. Sólo falto que me dijeran y además tienes que hacerlo con una mano atada a tu espalda (eso es broma).
 
Es así como investigando en Internet me topé con un interesante proyecto llamado LTSP (Linux Terminal Server Project), puedes visitarlo en http://www.ltsp.org/. Esta era sin lugar a dudas la solución a todos mis problemas, cogí una vieja HP Vectra de 233MHz, 128 MB de RAM y un HD de 3.2 GB, lo instalé y comprobé que era cierto lo que prometía el proyecto, las estaciones o termanales como quisiera llamarlas, no necistaban del disco duro y te mostraban una pantalla gráfica de GNOME (yo casi siempre uso GNOME, me parece más cool que KDE, aunque en gustos y colores …).
 
Sin embargo aunque esta prueba preliminar salio OK., la gerencia no tomó la decisión de implementar el plan sino hasta mediados del 2001 (y pensar que luego nos preguntamos por qué somos un país sub-desarrollado). La principal crítica era que se veia diferenete a Windows y los usuarios no lo aceptarían. Pero como en el mundo "Free" hay de todo para todos los gustos, encotré un gestor de ventanas fiel copia de un Windows 95/98, su nombre QVWM (http://www.qvwm.org), además de este software encontré los equivalentes de programas como el Messenger y el mIRC, programas obligatorios de toda cabina, además de instalar StarOffice 5.2, que podía abrir y editar archivos de MS-Office, posteriormente y debido a que era muy pesado el StarOffice 5.2 fue reemplazado por K-word y K-spreed, es decir sólo ofrecía soporte a procesador de palabras y hoja de cálculo. Como navegador el inmortal Netscape, que en su versión 6 para Linux era todo un balazo.
 
Cuando todo estuvo funcioando como se quería en la máquina de prueba se salio a buscar el server que pudiera manejar las 32 estaciones con las que contabamos. Se consiguió un server Netfinity 5000, por un muy buen precio, creo que pagamos algo así como $ 1500.ºº (claro que el server era de segunda), recordemos que teníamos un presupuesto limitado. Se acondicionó apropiadamente, le ampliamos las RAM a 1.28 GB, se le colocó el segundo procesador ( 2 x Pentium III de 750 MHz), y al principio usamos los discos hot-swap SCSI que traía con su controladora RAID, pero tras la falla de la tarjeta controladora RAID, tuvimos que injertarle un HD IDE de 20 GB. Fallo cuando ya estabamos atendiendo al público, aunque gracias a Dios en un fin de semana, así que los usuarios afectados no fueron tantos.
 
Ahora la gran pregunta era ¿Cómo meter los patos al estanque?, pues fácil, se me ocurrió regalar acceso a Internet durante todo el mes de octubre del 2001 en las máquinas Linux, aunque parezca increible, los ingresos de la cabina no cayeron, aunque a decir verdad ya era bien difícil que cayeran más.
 
Al principio eran sólo los aventureros, uno que otro amigo que no quería que me sintiera mal y por supuesto yo. Pero con el transcurrir del tiempo comenzó a llenarse por completo el ambiente, es más hasta comenzó a haber cola. Luego se termino la oferta y comenzaba la prueba de fuego, ¿la gente pagaría S/. 1.ºº la hora por una cabina con Linux?, y la respuesta fue sí, se acostumbraron y es más mucha gente prefería las máquinas de Linux porque tenían funcionalidades adicionales a las que se disponian en las Windows, por ejemplo se podían tener abiertas varias sesiones de messenger con diferentes logins, cosa que en las máquinas Windows no se podía hacer. Se podía dejar descargando programas en segundo plano, luego de que el usario se iba de la cabina. Los archivos con virus de cualquier tipo podían ser abiertos sin ningún tipo de precausión, y se generó un interés creciente por Linux en Chiclayo.
 
Una empresa ferretera de Chiclayo, contrato nuestros servicios para migrar de Windows98/Netware a Linux, tanto en el server como en las estaciones, para ello se utilizó una herramienta denominada FlagShip que permitió recompilar a código nativo Linux, los programas que ellos tenían en Clipper. El cambio se hizo en el transcurso de un mes con la empresa en pleno funcionamiento, no podíamos parar la empresa para migrarla y luego decir ya está, pueden comenzar a trabajar ahora. Fue un reto, pero lo conseguimos. Cómo siempre, aparte del ahorro en las licencias, aparecieron otros "beneficios" que no se habían pensado, por ejemplos los spools de impresión mejoraron en casi un 600%, las actualizaciones de los índices se realizaban en la décima parte del tiempo, Jorge Álvarez, el programador del sistema y con quien trabaje todo ese mes para que su sistema hecho a medida pudiera trabajar en Linux, no lo podía creer, además del hecho de que se habían despedido de los virus para siempre, el tráfico en la red se redujo notoriamente, ya que las estaciones se conectaban al servidor por medio de un telnet, es decir en el peor de los casos el máximo tráfico que podía entregar una estación era de unos cientos e Kbps, en cambio usando el Netware, una estación podía afectar seriamente el trabajo de las demás.
 
Funcionando las cabinas Linux en Red del Norte y la migración de la empresa ferretera, vino el interés de un colegio de la región por migrar sus laboratorios a Linux, también bajo la modalidad de LTSP, se les vendió y configuró el servidor, pero puesto que ya no estoy en Chiclayo, no se como les va actualmente.
 
La empresa Red del Norte S.R.L., cerro sus puertas al público el 31 de octubre del año pasado, y con ella creo que se terminó una época de innovación y creatividad en la ciudad de Chiclayo. Aunque los sites siguen existiendo (www.chiclayo.net y ww.rednorte.com.pe), la empresa ya no opera como tal, pero los usuarios que aún tienen sus correos en la empresa pueden chequear sus correos por los respectivos webmails. Yo viene a los EEUU el viernes 13 de diciembre del año pasado en busca del sueño americano, con el deseo insatisfecho de organizar un Linux Fest, en Chiclayo.
 
El cierre se debió a que la empresa había reportado perdidas consecutivas en los dos últimos ejercicios contables y pues sencillamente la empresa dejo de operar. Aunque hasta el último día las máquinas estuvieron operando y no tengo queja ni de mi viejo Netfinity 5000, ni de mis veteranas Pentium I, que se comportarón como todas unas campeonas y a ellas les podemos aplicar aquella frase que dice "los árboles mueren de pie".
 
Pienso que el LTSP, podría ser una buena alternativa para Huascarán, pero los $$$$ de Microsoft siempre podrá más que el sentido común y la inventiva.
 
En caso de que necesites información adicional, o mayor detalle o precisión en algún tema en particular, quedo a su disposición para responder cualquier pregunta.
 
Saludos.
 
P.D. La distribución que uso es RedHat, aunque se puede hacer los mismo con cualquier otra distribución, es sólo cuestion de gustos.

Quiero hacer notar que cuando digo RedHat, no me estoy refiriendo al actual RedHat por el cual hay que pagar, cuando todo esto ocurrió aún Fedora no existía como proyecto Open Source. La distribución espcífica que utilicé para implementar las cabinas fue RedHat 7.2, actualmente como los que siguen mi blog sabrán uso principalmente Debian para mis servers y Ubuntu para mi desktop.

Espero que esta nota nostálgica ayude a documentar no sólo los orígenes de Internet en Chiclayo, sino también como Linux llegó a la ciudad de la amistad y comenzó a ser utilizado ampliamente en diversas empresas de Chiclayo, hace ya más de 10 años.

6 comentarios en «La primera cabina Linux de Chiclayo»

  1. Vaya… que nostalgia…
    Soy chiclayano, de niño (tenía la edad de 10 años) recuerdo haber ido a Red del Norte de vez en cuando para alquilar un par de horas en las cabinas (si recuerdo que eran RedHat, incluso a esa edad ya estaba interesado en el Software Libre, había leído mucho sobre el tema, pero como no tenía computadora, mi primera experiencia REAL con linux fue en las cabinas de Red del Norte) .
    Sniff… sniff.. que tiempos aquellos (aún recuerdo que en todo chiclayo, Red del Norte era la única que utilizaba cabinas con linux, además de su imponente imagen de Tux.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.