Otra gran recesión a puertas

En el 2007, cuándo posteaba sobre la inminencia del colapso del sector inmobiliario en USA y cómo este arrastraría a toda la economía mundial, muchos de mis amigos me expresaron que era un alarmista. Luego del colapso total de la economía norteamericana en el 2008 y el rescate desesperado de toda la banca, con la consiguiente recesión mundial en el periodo 2009-2010. Luego de algunos años esas mismas personas me dijeron que había tenido razón. Espero que cuando publique este post, no sea ignorado como el primero y aquellos que lo lean se preparen para el impacto.

Permitanme empezar por las malas noticias, esta vez será peor. Por varias razones entre las que tenemos:

  • El agotamiento de la capacidad de endeudamiento de los gobiernos, con lo que es imposible pensar que se podrán en marcha programas de rescate (bailout) o de estímulo como la vez pasada.
  • La tecnología ha llevado a la economía mundial a un punto de alto desempleo endémico, mucho mayor que el existente en el 2007.
  • Los baby boomers, han alcanzado la edad de retiro (comenzando en el 2010) y ahora son millones cada año los que dejan la economía para ser jubilados (pensionados).
  • La sobrecapacidad instalada sigue alli (gracias a los estímulos aplicados durante la "Gran Recesión") y ahora la demanda se contraerá mucho más que la vez anterior (2009) por la razón que mencioné en el punto anterior, menos personas con capacidad de gasto discrecional como resultado que pasan a ser jubilados.

Durante este fin de semana he leído un artículo de Business Insider, en dónde reproducen la visión desalentadora de futuro de Albert Edwards, economísta del banco francés Societe Generale. El gráfico que me ha llamado más la atención es este:

Indice Acumulativo de las Condiciones del Mercado Laboral

Estamos perdiendo más trabajos que los que creamos desde finales del 2015, con lo cuál si usamos este simple indicador como un predictor, entonces deberíamos esperar en los próximos meses una oleada de despidos masivos. Eso significa menos dinero para comprar bienes y servicios (contracción de la demanda), con lo que la economía entrará en una recesión que podría durar al menos un par de años. Es por ello que luego de que el precio del petróleo rompiera brevemente la barrera de los $50 el barril, ha comenzado una caída sostenida y mucho incluso esperan que vuelva a valores por debajo de los $40 el barril. Todo eso son señales de que la recesión ha vuelto y estará entre nosotros por al menos los próximos dos años.

Qué significa esto desde la perspectiva del Perú:

  • La reducción del precio de las materias primas hace poco atractivo invertir en grandes proyectos mineros en el Perú, con lo que las famosas inversiones (que deberían llegar para salvar nuestra economía) no llegaran.
  • Los capitales saldrán de los mercados emergentes (igual que en toda recesión) y con ello el valor de la moneda local caerá aceleradamente.
  • El servicio de la deuda publica y privada en los próximos años será un drenado contínuo de las reservas internacionales, con lo que las probabilidades de mantener un tipo de cambio estable como el mantenido en los años anteriores será poco probable.
  • Es indudable que el PIB del Perú caerá como resultado de la falta de inversión extranjera, la poca demanda de las materias primas y la reducción del precio de las mismas. Con lo que la deuda pública como un porcentaje del PIB subirá, lo anterior hace que el riesgo país vaya a incrementarse y la calificación de riesgo país aumente. Cómo resultado le será mucho más costoso el endeudamiento externo al gobierno, con lo que la única salida si es que no se desea caer en un escenario inflacionario, sera la aplicación de fuertes recortes en los gastos del sector público.

Y para aquellos que están esperando que sea China quién reemplace a USA como el motor que jala de la economía mundial, lamento desilusionarlos pero antes de fin de año ante la acelerada caída de sus reservas internacionales netas, China se verá obligada a devaluar el renminbi (aún más)  o sencillamente dejalo flotar libremente hasta que encuentre un punto de equilibrio. Detalles sobre la rápida pérdida de reservas internacionales de China pueden ser encontrados en este artículo del The New York Times.

¿Qué se puede hacer?, pues realmente muy poco. El Perú es la economía número 51 (con un PIB de U.S.$ 180 mil millones) de acuerdo a la mayoría de instituciones que reportan el PIB, lo cuál nos pone el la infame categoría de "otros". Es decir sufrimos las consecuencias de los ciclos económicos de los países más grandes y dependemos de estos para que nos compren nuestros productos y financien nuestras inversiones en infraestructura. A nivel personal sólo queda recomendar lo obvio: no endeudarse a largo plazo, especialmente en dólares; preparar un fondo de reserva (muchos podrían perder el trabajo); si se posee inversiones en bolsa, salir de ellas lo más rápido posible antes de que los precios colapsen (especialmente el precio de las acciones de las empresas mineras serán las que más caerán).

No quiero ser agogero, sólo deseo dar a conocer al mayor número de personas los riesgos económicos para los próximos meses, para que puedan tomar las medidas del caso. Si no comparten este punto de vista los invito a argumentar en contra en los comentarios, después de todo esta es sólo mi visión de las cosas y como todo ser humano puedo estar equivocado.

Un comentario en «Otra gran recesión a puertas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.