Las tablets de $50 y el fracaso del OLPC

Las tablets con Android a $50 o menos (hay incluso de $39.99 como el Aakash de la India, también conocido como el Ubislate 7ci) ya son una realidad, no es un producto resultado de un proyecto de investigación de académicos decididos a llevar la computación a los niños de los lugares más alejados a un bajo precio como el proyecto OLPC (Una Laptop Por Niño), es el por el contrario el resultado de las fuerzas del mercado (oferta y demanda en su más brutal aplicación). Hoy día con tablets a $50 y la posibilidad de conectarles un teclado USB que a la vez cumpla el rol de protección de la tablet por menos de $10, todo el proyecto OLPC parece ser sencillamente una mala idea. El único problema es que el gobierno peruano ya se ha embarcado desde hace mucho en el experimento OLPC, es el país con el mayor número de laptops (XO-1 & XO-1.5) deplegadas, sin embargo es en el que menos se sabe si tal despligue ha sido un éxito o fracaso. La cereza sobre el pastel es que se ha pagado más de $180 por laptop y según reportes de investigadores independientes, luego de un año en promedio el 50% de las laptops no están operativas por diversas razones.

La historia de las OLPC en el Perú comenzó en el 2007, cuando el ex-ministro de educación decidió embarcar al Perú, sin planes, en un experimento que sonaba interesante, comprar miles de laptops (en teoría de $100, aunque nunca costaron eso), para repartirlas gratuitamente en zonas rurales. La idea fuerza vendida por la fundación OLPC era que poniendo computadoras en las manos de los niños, estos mágicamente aprenderían y luego educarían a sus padres. Bueno, luego de ver los resultados (ninguno además de haber desperdiciado más de 200 millones de dólares), es evidente que el "negropontismo" no funciona.

Desde un principio hubieron voces que recomendaron evaluar y hacer un plan, antes de intentar llevar a la práctica la idea de la fundación OLPC. Este blog se encontró entre esa voces críticas desde un principio y se cuestionaron aquí muchos de los "supuestos" que garantizaban el éxito del proyecto. Obviamente, como casi siempre los pocos lectores que estos post tienen discreparon de mi opinion e incluso algunos cuestionaron el hecho de que yo viviera fuera del país como una razón para no poder opinar sobre la crónica de un fracaso anunciado.

Bueno, ya vamos en camino a cumplir seis años del experimento inicial (las primeras 40,000 XO-1 desplegadas en el Perú) y a la fecha de hoy lo único que puede mostrarnos el proyecto OLPC es un increíble pasivo, la inutilidad de las autoridades educativas (hey, ya lo dice la biblia "por sus frutos les conocereis") y el hecho de que el mercado a la larga ha producido una solución mucho más económica que no require ningun compromiso del gobierno peruano y que las mismas asociaciones de padres podrían gestionar independientemente para sus hijos, pero que al final no haran porque como ya he mencionado antes el Perú es un país de hombre de fé y siempre están esperando que el mesias de turno (Alan I, Fujimori, Toledo, Alan II y ahora Ollanta) resuelvan el problema.

En serio, lo único que tendrían que hacer una asociación de padres es juntar el dinero ($70 por niño) para comprar en lotes a China y luego pagar a una agencia de aduanas para que retire la mercadería de Adunas Lima y finalmente despache las tablets al destino final, todo eso costaría mucho menos que una excursión a una ciudad vecina. ¿Por qué no lo hacen?, cuando lo descubramos, habremos encontrado la razón del subdesarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.