George Soros: "Hay una realidad".

En una entrevista realizada el día de ayer (30 de junio 2009) por el periodista Alan Murray a George Soros, en el marco de la serie de desayunos ejecutivos llamados "Viewpoints Executive Breakfast", organizadas por el Wall Street Journal, encontré este segmento donde habla sobre el gobierno de George Bush y por qué el liderazgo incorrencto arruinó al país. Básicamente Soros enfoca el problema de liderazgo desde una perspectiva bastante pragmática.

La base de su análisis es que hay una realidad externa a nosotros y que es independiente de nuestros intentos de tratar de manipularla. Soros es tajante y afirma que "no se puede manipular la realidad". Aunque acepta que es posible influenciarla hasta cierto punto, pero enfatiza que el resultado de nuestras acciones por tratar de modificar la realidad, nunca será jamas aquel que esperamos. Es por ello que debemos siempre tratar de alcanzar la realidad y no tratar de que esta encaje en nuestros análisis (a los cuales Soros llama "stories" o "cuentos").

Como le hizo recordar Murray a Soros, su propuesta es radicalmente distinta a la que han planteado la mayoría de científicos sociales en los últimos 200 años; tras lo cual Soros hizo notar que estos análisis anteriores de las ciencias sociales están basados en falasias producidas por estos científicos sociales, una de ellas Soros llama la falasia de la iluminación y la otra la falasia post-moderna. La falasia de la iluminación es que la mente puede observar la realidad y entenderla produciendo en el proceso conocimiento, lo cuál es cierto para las ciencias naturales (según Soros, al parece nadie le ha explicado los tremendos problemas experimentales que tenemos con la mecánica cuántica) porque la realidad siempre esta separada de la mente y las tésis pueden ser contrastadas experimentalmente, pero Soros afirma que eso no es aplicable para las ciencias sociales, pues el observador es parte del experimento y por lo tanto lo influye. La falasia post-moderna, según Soros, afirma lo opuesto es decir podemos torcer la realidad social de acuerdo a nuestros deseos, lo cual no es posible porque la realidad existe independientemente de nosotros, aunque como pone claro Soros, en el caso de la confianza, si la generamos esta hace que los agentes económicos se dinamicen por la percepción de estabilidad. Sin embargo para que este proceso se retroalimente positivamente, se deben de obtener unos resultados positivos primero.

Realmente una entrevista formidable, con quien es tal vez el más ecléctico de todos los grandes inversionistas de finales del siglo XX. Aquí les dejo el video que he tomado prestado de MarketWatch para su deleite:
 

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.