Historia de dos concursos

Existen dos concursos en latinoamérica Wayra y Start-Up Chile que tratan de replicar el éxito de Y-Combinator, para aquellos que no lo sepan Y-Combinator es un semillero de Starups, que ofrece una financiación en promedio de $18K  durante un período de 3 meses para que un pequeño equipo de jóvenes empresarios (por lo general dos) refinen una idea innovadora y la introduzcan al mercado. El día culimante de estos tres meses de duro trabajo es el Demo Day, donde las ideas son presentadas a una gran audiencia formada por inversionitas. Algunos casos de empresas exitosas surgidas de Y-Combinator son reddit, scribd, weebly y hipmunk.

Si te sientes desilucionado de descubrir que esta gran idea (Wayra) que te están vendiendo no es nueva ni original, no te preocupes así suelen ser las cosas en latinoamérica, donde todo lo que tenemos es una copia de ideas creadas en Europa o Estados Unidos, traducidas a nuestro idioma y aplicadas con fé y pasión, aunque con poco razonamiento, sin revisar si son lo más adecuado para nuestra realidad.

Wayra ahora inicia su segunda convocatoria en Perú, como siempre es una iniciativa que viene desde fuera (Telefónica de España), que a su vez es una copia de una idea que viene de fuera de España (U.S.A.). En ese sentido, al menos Stat-Up Chile tiene un sólo grado de separación de la fuente original y además actualmente está en su cuarta convocatoria. Por otro lado las ideas que se presentan en Wayra tienen el error de un enfoque en el mercado local, en lugar de hacerlo en el mercado global que es mucho más grande (siempre el todo es mayor que alguna de sus partes). En ese sentido también Start-Up Chile ofrece un mejor copia de Y-Combinator, le dice a todos los empresarios del mundo que si tienen una gran idea de negocio que puede cambiar el mundo, se muden a Chile e intenten comenzar su empresa alli, con el apoyo del gobierno que les otorga $40K de capital inicial.

Claro, algunos pueden decir que Start-Up Chile no está en la misma categoría de Wayra en el sentido de que es un programa promovido por un gobierno en lugar de una iniciativa privada. Sin embargo, si de "innovación" se trata deja mucho que desear que una organización gubernamental sea más ágil al momento de llevar a cabo una idea (así sea copiada) que una empresa privada.

Ahora tampoco es que la idea de Y-Combinator sea super original, es básicamente aplicar la misma idea de por ejemplo de American Idol u Operación Triunfo al mundo de las TIC y en lugar de cantar lo que hacen un equipo de emprendedores es presentar sus ideas, son seleccionados por un jurado (de dudosa imparcialidad) y luego de un "adiestramiento" el diamante en bruto es pulido para producir la siguiente gran estrella que gane el concurso. Ahora si crees que eres original y la romperas haciendo un reality sobre el drama que es crear un Statup, te cuento que tampoco eres tan original como crees, porque un programa así ya existe y se llama TechStars.

Ya, luego de esta última revelación sientes como si vieras en un mundo subrealista donde nadie se da cuenta que nos estamos cocinando como ranas en una olla al vapor gracias al calentamiento global y a nadie le importa que hayamos llegado al Peak Oil, pues bienvenido al club. Y no te preocupes, ya lo dice el viejo refran: "No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista".

Al final, en esta sociedad egocéntrica, edonista y bipolar en donde vivimos, donde el éxito está definido por lo que posees y no por lo que haces, terminará colapsando no por sus pecados o vicios, sino porque al igual que la cigarra en la fábula no se preparó para el invierno, aunque en este caso debería decir para el cambio climático. Si lo se, no pasará este 21 de diciembre (fin del calendario Maya), puede que no lo vea con mis propios ojos, pero de que ocurrirá no me cabe duda.

Ahora volviendo al tema de los concursos, ya que al parecer es lo único que puede atraer la atención de las masas, la simple idea de convocar y esperar que mágicamente en una extensión geográfica aparezcan como hongos buenas ideas y lo más importante aún emprendedores que puedan llevarlas a la práctica es en cierta forma pensamiento mágico. Después de todo nuestro subdesarrollo no es el resultado de falta de ideas, las hemos probado todas en latinoamérica y en España. Nuestro subdesarrollo es básicamente y ante todo nuestra falta de pragmatismo y la muy extendida creencia que la fé es suficiente para que algo ocurra. Por su puesto la fé puede tener muy diferentes objetos de adoración, entre ellos un Dios, La Razón, La Ciencia, El Socialismo, El Comunismo, El Capitalismo, El Liberalismo, Windows, Linux, El Open Source, El Free Software, El OLPC (Una Laptop Por Niño) y un muy lago etc.

No, realmente no soy pesimista. Se que de alguna forma en algun momento (probablemente en un distante futuro) las cosas cambiaran lentamente y la evolución efecturá su siguiente iteración. Pero mientras eso pasa no queda más que disfrutar del espectáculo que suponen las incongruencias que nos ha tocado vivir atrapados en el siglo XXI. Un mundo en el cual al que copia se le llama innovador y al que roba descaradamente y en forma masiva se le llama genio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.