De las palabras a la acción

Desde que comencé a bloguear alla por el año 2005 en blogspot, siempre me he caracterizado por ser crítico de la realidad que observo. Claro eso me ha hecho poco popular, de la misma forma que decir lo que ocurre sin eufemismos hizo poco populares y como consecuencia perder sus respectivas elecciones en 1980 a Jimmy Carter y en 1990 a Mario Vargas Llosa, la verdad suele ser incómoda y la gram mayoría prefiere ignorarla o matar al mensajero.

Pero, por otro lado casi siempre es mucho más sencillo hablar abiertamente sobre que es lo que uno considera está mal, que ofrecer soluciones. Recuerdo que en una conversación con un amigo sobre uno de los economístas favoritos de este blog Santiago Niño Becerra, me decía que aceptaba que era de los que más se había aproximado a explicar el origen del problema y por qué la presente crisis sería de larga duración, pero por otro lado lo criticaba porque decía que parecía que se regocijaba describiendo como la sociedad colapsaba y no daba soluciones. Es más decía que estaba usando la crisis como pretexto para salir en todos los medios de comunicación promocionando su libro "El Crash del 2010".

En este blog he hablado sobre la terrible situación económica que vivimos, la crisis sistémica que estamos atravesando, la ineficacia de las viejas metodologías para resolver los nuevos problemas, el hecho de que el sistema de protección social como lo conocemos en occidente (sistema de salud pública y jubilaciones) es una cosa del pasado y como resultado mi generación será la primera que experimentará llegar a viejos sin una pensión a pesar de haber aportado al sistema existente, la crisis del actual sistema educativo y como un título universitario ya no es sinónimo de un trabajo bien remunerado. Todos estos tópicos son cosas que incomodan, que molestan y que muchos prefieren que no se hablen en público. Es justamente por ello que este blog como muchos otros que hablan sobre estos temas son apenas visitados por un puñado de personas.

Nassim Taleb tiene un interesante aforismo que explica la condición humana, en el nos dice que no debemos confiar en las personas que nos dicen QUE HACER, sino en las personas que nos dicen QUE NO HACER. Desde su perspectiva de estoico y empírico, reconoce que la verdadera sabiduría está es aprender de los errores del pasado, por lo tanto lo único que podemos "saber" es que no ha funcionado antes, para no cometer el mismo error, que es lo que funcionará es imposible de saber por que el futuro es por definición impredecible y del pasado sólo se conoce aquello que se pudo registrar.

Basado en todas estas ideas es que he decidido hacer algo, por su puesto esto no significa que esté en lo correcto, pero he decidido no seguir sólo criticando sino tomar un sólo problema y proponer una alternativa de solución. ¿Cuál es el problema?, La actual crisis que afrontan todos aquellos que están en el área de informática en la ciudad de Chiclayo y ven como la educación que reciben en sus universidades o institutos es inútil a la hora de conseguir un trabajo, ya ni siquiera digamos bien remunerado, sólo un trabajo.

No, esta no es la clásica estafa de vender el cebo de culebra de algun curso o certificación que mágicamente abrirá las puertas de un empleo. Esta es una idea de la que personalmente tomo la dirección, soporte y ejecución. ¿Cuál es la idea?, formar 1000 desarrolladores Android en la ciudad de Chiclayo en los próximos 12 meses.

Antes de que me digan que obviamente esta es una meta por decir lo menos muy ambiciosa especialmente considerando que me encuentro a 10,000 Km de distancia, permitanme hablarles del portal que ya tengo operativo y en el cual todos los interesados podrán interactuar para sumar al conocimiento colectivo, el portal es este:

http://android.cix.pe/

Para poder llevar mi idea a la práctica, estoy usando el poder de las redes sociales y la disponibilidad de acceso a Internet con un ancho de banda suficiente para permitir reuniones virtuales (webminarios) y video tutoriales.

¿Por qué Android?

Android es el sistema operativo de smartphones de más rápido creciemiento en la actualidad, ya ha desplazado a Blackberry de la posición número 1 en USA y amenaza en hacer lo mismo a nivel mundial. Además Apple tiene una larga historia (sobre todo debido a su CEO), de siempre fallar cuando todo el mundo lo da por ganador y ese es justamente el momento presente.

El desarrollo de aplicaciones para Android se realiza en Java, un lenguaje que se dicta en la gran mayoría de institutos y universidades de la ciudad de Chiclayo. El poder registrarse oficialmente como desarrollador Android sólo cuesta $25 (pago por única vez) y luego de ello se puede subir todas las aplicaciones que se desee al Android Market, sin tener que pasar por la sensura previa que todas las aplicaciones del iPhone deben pasar. Demás está decir que pagar $300 al año para ser un desarrollador de iPhone está fuera del alcance de la gran mayoría en la ciudad de Chiclayo.

Android premite hacer dinero no solamente vendiendo la aplicación, sino a través de anuncios en las aplicaciones que se pueden distribuir gratuitamente. No hace mucho traduje un post de un desarrollador aplicaciones polaco llamado Chris, en donde nos cuenta su experiencia en el desarrollo de aplicaciones Android y como exitosamente ha logrado conseguir un ingreso aceptable con la estrategia de regalar las aplicaciones y monetizar a través de anuncios publicitarios en las mismas.

¿Cómo llegar a los 1000 desarrolladores en 12 meses?

Si comenzamos con un pequeño grupo de 8 a 12 interesados y tras 2 meses de reuniones y ayuda unos a otros tendríamos un grupo de desarrolladores listos para publicar sus aplicaciones en el Android Market, si luego cada uno de esas mismas personas incia otro grupo similar, tendríamos el efecto de red y con tan sólo una eficiencia del 30% en cada ciclo en 12 meses llegaríamos a la meta de 1000 desarrolladores.

El proyecto esta ya en desarrollo y les ire comentando como progresa y si pude llegar a la meta o no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.