El final del crecimiento

En el programa del periodista y activista social, Max Keiser en Russia Today, el lunes pasado (14 de marzo), se entrevistó a Richard Heinberg, colaborador senior del Post Carbon Institute, y reconocido analista y autor de temas relacionados al peak oil (agotamiento de las reservas de petróleo). La entrevista tuvo como base su próximo libro "El final del crecimiento", del cual hay un extracto en su web page bajo el título #222: The End of Growth.

Me pareció tan lúcida su visión sobre la naturaleza de la actual crisis que recomiendo la lectura completa al menos del resumen que nos presenta en su website. Dado que me parece muy importante he traducido la primera parte del artículo, porque resume mucho el punto de vista del autor sobre el origen de la presente crisis, sus consecuencias y por qué aplicando soluciones económicas clásicas no la resolveremos:

Introducción: La nueva normalidad

La afirmación central de este libro es simple y sorprendente: el crecimiento económico como lo hemos conocido, ha terminado ya es un hecho.

El "crecimiento" que estamos hablando consiste en la ampliación de las dimensiones globales de la economía (con más personas atendidas y más dinero cambiando de manos) y de las cantidades de los bienes energéticos y de material que fluyen a través de él.

La crisis económica que comenzó en 2007-2008 era a la vez previsible e inevitable, y marca una ruptura permanente y fundamental con las últimas décadas, un período durante el cual la mayoría de los economistas adoptó la visión poco realista de que el crecimiento económico perpetuo es necesario y posible de lograr. En la actualidad hay obstáculos fundamentales para la expansión económica en curso, y el mundo está chocando con dichas barreras.

Esto no quiere decir que los EE.UU. o el mundo en su conjunto nunca verán otro trimestre o año de crecimiento en relación con el trimestre o año anterior. Sin embargo, cuando las altas y bajas se promedien, la tendencia general de la economía (medida en términos de producción y consumo de bienes inmuebles) va a estar al mismo nivel o hacia la baja en lugar de hacia arriba a partir de ahora.

Tampoco será imposible para cualquier región, nación o  negocio pueda seguir creciendo por un tiempo. Algunos lo haran. Pero en el análisis final, sin embargo, este crecimiento se ha logrado a expensas de otras regiones, naciones o empresas. A partir de ahora, sólo el crecimiento relativo es posible: la economía mundial está jugando un juego de suma cero, con un pozo cada vez más pequeño que se dividirá entre los ganadores.

¿Por qué es el crecimiento termina?

Muchos expertos financieros apuntan a profundos problemas internos de la economía, incluidos los niveles abrumadores, no-pagables de la deuda pública y privada, y al estallido de la burbuja inmobiliaria, como las amenazas inmediatas a la reanudación del crecimiento económico. La suposición general es que con el tiempo, una vez que estos problemas se resuelvan, el crecimiento puede volver y tener un nuevo repunte. Pero los expertos en general olvidan factores externos a la economía financiera que hacen que una reanudación del crecimiento económico convencional casi un imposible. Esto no es una condición temporal, sino que es esencialmente permanente.

En total, como veremos en los capítulos siguientes, hay tres factores primarios que se oponen firmemente en la via de un mayor crecimiento económico:

  • El agotamiento de recursos importantes, como los combustibles fósiles y los minerales;
  • La proliferación de los impactos ambientales derivados tanto de la extracción y el uso de los recursos (incluyendo la quema de combustibles fósiles), llevando los costos a un efecto de bola de nieve, derivado tanto del impacto en el medio ambiente en si mismo, como de los gastos derivados de prevenir y afrontar estos impactos, y
  • Perturbaciones financieras debido a la incapacidad de nuestros actuales sistemas monetarios, bancarios y de inversión para adaptarse tanto a la escasez de recursos y el aumento de los costos ambientales y su incapacidad (en el contexto de una economía cada vez menor) al servicio de enormes pilas de deuda pública y privada que se han generado en el último par de décadas.

A pesar de la tendencia de los comentaristas financieros para centrarse sólo en el último de estos factores, es posible señalar que, literalmente, miles de eventos en los últimos años muestran cómo los tres están interactuando, y están golpeando la casa con cada vez más fuerza.

Considere la posibilidad de una sola: la catástrofe de petróleo en Deepwater Horizon de 2010 en el Golfo de de México.

El hecho de que BP (British Petroleum) estuviera extrayendo el petróleo en aguas profundas en el Golfo de México muestra una tendencia global; mientras el mundo no está en peligro de quedarse sin petróleo en el corto plazo, hay muy poco petróleo nuevo que se encuentre en las zonas de perforación en tierra, donde es barato. Estas zonas ya han sido exploradas y sus yacimientos ricos de hidrocarburos se están agotando. Según la Agencia Internacional de la Energía, en 2020 casi el 40 por ciento de la producción mundial de petróleo procederá de las regiones de aguas profundas. Así que, aunque es difícil, peligroso y caro de operar una plataforma de perforación en una milla o dos de profundidad en agua del océano. Es justamente lo que la industria del petróleo debe hacer si quiere continuar proporcionando su producto. Eso significa que el petróleo será más caro.

Obviamente, los costos ambientales de la explosión y derrame de Deepwater Horizon fueron ruinosos. Ni los EE.UU. ni la industria del petróleo puede permitirse otro accidente de esa magnitud. Así que, en 2010 el gobierno de Obama estableció una moratoria de perforación en aguas profundas en el Golfo de México mientras se preparan nuevas normas de perforación. Y en otras naciones se inició la revisión de sus propias directrices de la exploración petrolera en aguas profundas. Esto, sin duda, hará que desastres similares en el futuro sean menos probables, pero aumentará el costo de hacer negocios y, por tanto, el costo ya elevado del petróleo.

El incidente de Deepwater Horizon también ilustra hasta cierto punto la reacción en cadena de los efectos del agotamiento y el daño ambiental a las instituciones financieras. Las compañías de seguros se han visto obligados a aumentar las primas en las operaciones de perforación en aguas profundas, y los impactos en las empresas pesqueras regionales han afectado duramente la economía de la Costa del Golfo. Mientras que los costos económicos para la región del Golfo se vieron en parte compensados por los pagos de BP, dichos pagos obligaron a la compañía a reorganizarce y dio lugar a que el valor de las acciones bajara y también los dividendos para los accionistas. Los problemas financieros de BP a su vez afectaron a los fondos de pensiones británicos que habian invertido en la empresa.

Este es sólo un caso, aunque ciertamente espectacular. Si se tratara de un problema aislado, la economía podría recuperarse y seguir adelante. Pero estamos, y estaremos, viendo una cabalgata de desastres ambientales y económicos, obviamente, no relacionados entre sí, que obstaculizan el crecimiento económico de muchas más maneras. Estos incluyen pero no están limitados a:

  • El cambio climático llevará a algunas regiones a la sequía, las inundaciones, e incluso las hambrunas;
  • La escasez de agua y energía, y
  • Las olas de quiebras bancarias, quiebras de empresas, y las ejecuciones hipotecarias.

Cada uno de ellos se tratan generalmente como un caso especial, un problema a resolver para poder "volver a la normalidad." Pero en última instancia, todos están relacionados, ya que son consecuencias de una creciente población humana luchando por aumentar el consumo per cápita de los limitados recursos (incluidos los no renovables, que alteran el clima, los combustibles fósiles), todos en un planeta finito y frágil.

Mientras tanto, el aún no resuelto problema de décadas de acumulación de la deuda ha creado las condiciones para un crash de los que se ven cada siglo, y que por sí solo tiene el potencial para generar gran malestar político y miseria humana.

El resultado es que estamos viendo una tormenta perfecta de convergencias de crisis que en conjunto representan un hito en la historia de nuestra especie. Somos testigos y participantes en la transición de décadas de crecimiento económico de décadas de contracción económica.

Como un complemento al texto anterior también incluyo la entrevista de aproximadamente 12 mintuos a Richard Heinberg en Keiser Report (no hay subtítulos en español disponibles aún):

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.