El día de ayer no se habló de otra cosa en New York, Greg Smith, un ejecutivo senior del banco de inversiones Golman Sachs renunció a la compañía y escribió las razones de su renuncia en una carta abierta publicada por The New York Times, bajo el título de "¿Por qué renunció a Goldman Sachs?". A diferencia de las declaraciones de Alessio Rastani de que Goldman Sachs es quien gobierna el mundo o los varios artículos de Matt Taibbi (el que acuñó el nombre "squid-vampire"). La carta de renuncia de Smith es de alguien que ha trabajado 12 años en el banco y ha subido a lo largo de toda la escala ejecutiva, por eso es que dichas declaraciones hicieron que el día de ayer las acciones de Goldman Sachs cayeran un 3%.

Pero como dice Mark Gongloff en un post en el Huffington Post, el artículo es en cierta forma risible y señala la sátira realizada por The Daily Mash ("¿Por qué renunció al Imperio? por Darth Vader"). Ciertamente, hay que ser ingenuos para creer que Smith no sabía lo que pasaba en Goldman Sachs desde hace muchos años atrás. ¿Por qué no renunció cuando se descubrieron los escándalos de Fabrice Tourre y el famoso fondo "Abacus 2007-AC1"?, hace un par de años atrás. ¿Por qué The New York Times publica la historia?, si sabe que Goldman Sachs es un poderoso adversario.

Definitivamente, J.P. Morgan está detras de toda esta campaña de orientar la atención del público hacia Goldman Sachs, ya la compañía de Jamie Dimon ha comenzado a ser cuestionado luego del saqueo a las cuanteas individuales de MF Global. En un reciente artículo priblicado por Chicago Business, se informa de que hay documentación interna de MF Global que prueba que hubo una transferencia a J.P. Morgan a las 4:53 PM (en teoría a esa hora toda transferencia debería ser procesada al día siguiente) por 165 millones de dólares una semana antes de que MF Global se declarara en bancarrota.

Básicamente el modelo de negocio de los bancos se ha convertido en la estafa, el robo sistemático a grandes y pequeños clientes, así como el apostar en mercados altamente volátiles con dinero obtenido a practicamente 0% de interes. Aunque en realidad si consideramos la inflación, las tasas de interés que pagan los bancos son negativas, ellos reciben el dinero hoy y lo devuelven cuando les conviene ya diluido su valor por la inflación. Puede alguien que ha trabajado dentro de estas intituciones tener una crisis de conciencia y renunciar, lo veo tan difícil como a un nazi aceptando abiertamente que se exterminaban judíos y que renuncie al partido porque la "atmósfera es muy tóxica y destructiva".

De todas maneras, como puede que alguno esté interesado en leerlo y puede que no sea fluído con el inglés, aquí les dejo mi traducción (editada), para que saquen Uds. mismos sus conclusiones.

 

¿Por qué me voy Goldman Sachs?
 
Hoy es mi último día en Goldman Sachs. Después de casi 12 años en la empresa – primero como practicante de verano en Stanford, luego en Nueva York durante 10 años, y ahora en Londres – Creo que he trabajado aquí el tiempo suficiente para comprender la trayectoria de su cultura, de su gente y de su identidad. Y puedo decir honestamente que el entorno actual es el más tóxico y destructivo que haya visto jamás.
 
Para poner el problema en los términos más simples, los intereses de los clientes siguen siendo dejados de lado en la forma como opera la empresa y como piensa en hacer dinero. Goldman Sachs es uno de los bancos de inversión más grandes e importantes del mundo y es esencial para las finanzas mundiales que siga actuando de esa manera. La empresa ha dado un giro que la ha alejado tanto del lugar en el cual estaba cuando me uní recien salido de la universidad que ya no puedo decir en buena fé que me identifico con lo que ésta representa.
 
Puede parecer sorprendente para un público escéptico, pero la cultura siempre fue una parte vital del éxito de Goldman Sachs. Esta giró en torno a trabajo en equipo, integridad, espíritu de humildad, y siempre hacer lo correcto por nuestros clientes. La cultura es el ingrediente secreto que ha hecho este un gran lugar y nos ha permitido ganar la confianza de nuestros clientes durante 143 años. No se trataba sólo de hacer dinero, lo que por sí solo no hubiera podido sostener una empresa durante tanto tiempo. Tenía algo que ver con el orgullo y la creencia en la organización. Me entristece decir que miro a mi alrededor hoy y no veo prácticamente ningún rastro de la cultura que hizo que me  encantara trabajar para esta empresa durante muchos años. Ya no tengo el orgullo, o la creencia.
 
Pero esto no fue siempre el caso. Durante más de una década en la cual recluté y fui un mentor para los candidatos a través de nuestro extenuante proceso de entrevistas. Que fui seleccionado como una de las 10 personas (de una empresa de más de 30.000) que aparecian en el video de reclutamiento, que se exhibe en todos los campus de la universidad que visitamos en todo el mundo. En 2006 dirigí el programa de practicantes de verano en ventas y comercio en Nueva York para los 80 estudiantes universitarios que pasaron el proceso de selección, de los miles que postularon.
 
Yo sabía que era hora de salir, cuando me di cuenta de que ya no podía mirar a los estudiantes a los ojos y decirles que éste es un gran lugar para trabajar.
 
Cuando los libros de historia acerca de Goldman Sachs sean escritos,  lo que estos dirán es que el actual director ejecutivo, Lloyd C. Blankfein, y el presidente, Gary D. Cohn, perdieron el dominio de la cultura de la empresa durante su gestión. Sinceramente, creo que esta disminución de la fibra moral de la empresa representa la amenaza más grave para su supervivencia en el largo plazo.
 
En el transcurso de mi carrera he tenido el privilegio de asesorar a dos de los mayores fondos de cobertura en el planeta, cinco de los mayores gestores de activos en los Estados Unidos, y tres de los fondos de riqueza soberanos más importantes en el Medio Oriente y Asia. Mis clientes tienen una base total de activos de más de un billón de dólares. Siempre he tenido bastante orgullo por la forma como asesoro a mis clientes a hacer lo que yo creo que es lo mejor para ellos, incluso si esto significa menos dinero para la empresa. Esta visión se está convirtiendo cada vez más impopular en Goldman Sachs. Otra señal de que ya era hora de irse.
 
¿Cómo llegamos aquí? La empresa cambió la forma en que piensa sobre el liderazgo. El liderazgo que solía ser sobre las ideas, dando ejemplo y haciendo lo correcto. Sin embargo hoy en día, si usted hace el dinero suficiente para la empresa (y no se es un asesino en serie) entonces será promovido a una posición de influencia.
 
¿Cuáles son las tres maneras rápidas para convertirse en un líder? a) Ejecutar como "ejes" de la firma Goldman, que es la jerga para hacer referencia a persuadir a los clientes a invertir en acciones u otros productos de los que estamos tratando de deshacernos porque no se considera que tengan una gran cantidad de ganancias potenciales. b) "Los caza elefantes cazar". En castellano: conseguir a sus clientes – algunos de los cuales son sofisticados, y algunos de los cuales no lo son – venderles lo que traerá el mayor beneficio a Goldman. Llámame anticuado, pero no me gusta vender a mis clientes un producto que es malo para ellos. c) Se encuentra sentado en una silla, donde su trabajo es el comercio de cualquier producto que carece de liquidez, es opaco o tiene un acrónimo de tres letras.
 
Hoy en día, muchos de estos líderes muestran un coeficiente de la cultura de Goldman Sachs de exactamente cero por ciento. Asisto a las reuniones de ventas de derivados, donde no se gasta ni un solo minuto para hacer preguntas acerca de cómo podemos ayudar a los clientes. Es una mera cuestión de cómo podemos sacar la mayor cantidad de dinero posible de ellos. Si usted fuera un extraterrestre de Marte y se sienta en una de estas reuniones, creería que el éxito de un cliente o su progreso no es parte del proceso de pensamiento en absoluto.
 
Me enferma la frialdad con que la gente habla acerca de como exprimir a sus clientes. En los últimos 12 meses he visto como cinco diferentes directores de gestión se refieren a sus propios clientes como "Muppets", a veces en más de un correo electrónico interno. Incluso después de las acusaciones de la SEC, Fabulous Fab, Abacus, la obra de Dios, Carl Levin y los calamares vampiro. ¿No hay humildad? Quiero decir, vamos. ¿Integridad? Se está erosionando. No soy testigo de ningún comportamiento ilegal, pero si de que la gente empujar a lo productos sobres los clientes con un tono lucrativo y complicado, incluso si no son las inversiones más simples o los que más directamente se ajustan con los objetivos del cliente? Por supuesto. Todos los días, de hecho.
 
Me asombra cómo la alta dirección no puede ver una verdad básica: Si el cliente no confía en tí, finalmente dejarán de hacer negocios contigo. No importa lo inteligente que seas.
 
En estos días, la pregunta más común que recibo de los analistas jóvenes acerca de los derivados es, "¿Cuánto dinero tenemos que sacarle al cliente?" Me molesta cada vez que lo oigo, porque es un claro reflejo de lo que están observando de sus líderes sobre la manera en que deben comportarse. Ahora proyectemonos 10 años en el futuro: No hace falta ser un genio para darse cuenta de que el analista junior sentado tranquilamente en una esquina de la sala de conferencias escuchando sobre "muppets", "arrancarle los ojos" y "ser recompenzado" precisamente no se convertirá en un ciudadano modelo.
 
Cuando yo era un analista de primer año que no sabía dónde estaba el baño, o cómo atarme los cordones de los zapatos. Me enseñaron a preocuparse por el aprendizaje de las cuerdas, descubrir lo que era un derivado, la comprensión de las finanzas, conocer a nuestros clientes y lo que los motiva, el aprender cómo ellos definen el éxito y lo que podemos hacer para ayudarles a llegar allí.
 
Mis mejores momentos en la vida: conseguir una beca completa para ir de Sudáfrica a la Universidad de Stanford, siendo seleccionado como finalista de la beca nacional Rhodes, ganando una medalla de bronce para el tenis de mesa en los Juegos Macabeos en Israel, conocida como los Juegos Olímpicos de los judíos, conseguido toto esto con trabajo duro, sin tomar ningún atajo. Goldman Sachs, hoy en día se ha convertido en demasiados atajos y no lo suficiente acerca de los logros. Simplemente no se siente bien para mí.
 
Espero que esta puede ser una llamada de atención a la junta de directores. Hacer que el cliente sea el punto focal del negocio otra vez. Sin clientes no van a ganar dinero. De hecho, no existirian. Eliminar a la gente moralmente en bancarrota, no importa cuánto dinero generen para la empresa. Y conseguir enderezar la cultura de nuevo, para que la gente quiera trabajar aquí por las razones correctas. Las personas que sólo se preocupan por ganar dinero no pueden sostener esta empresa – o la confianza de sus clientes – por mucho tiempo más.

One thought on “Goldman Sachs otra vez en el centro de la controversia.

  1. El principio de entropía y la 2da Ley de la Termodinámica: mientras todo se disipa y esfuma todo tiende a un mayor desorden de los posibles estados… o nada será para siempre ni este moderno mundo financierizado tampoco.

    Reply

Leave a reply

required

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <pre user="" computer="" escaped="">