Bueno que le hace una raya más al tigre o la cebra, difícilmente nos llamaría la atención. Pues de la misma forma que la falta de capacidad para la gestión gubernamental y la nula visión estratégica, hace que los errores del gobierno aprista se multipliquen día a día, después de todo ¿quién puede estar llevando la contabilidad de todas las malas decisiones del actual gobierno del Perú?. El día de hoy les quiero comentar sobre el famoso proyecto OLPC en el Perú, que tiene por objetivo darle una laptop a cada niño que cursa educación primaria en las escuelas que pertenecen al estado, para ello se adquirió un primer lote de 40,000 OLPC en el 2007 y en el 2008 se adquirió un lote adicional de 400,000. Las primeras se compraron a un precio unitario de $188, bastante mayor al precio que era el lema del proyecto "la laptop de $100", aunque posteriormente dicho lema fuera retirado de la página web de la fundación OLPC. Lo que quiero comentarles es que Nicholas Negroponte en una entrevista dada al periódico The Boston Globe, ha declarado que las compras realizadas por los gobiernos de Mongolia, Ruanda, Perú y Uruguay fueron hechas a un precio unitario de $204. Es decir se compraron 10 veces más computadoras y como premio a la visión de futuro del gobierno tuvimos un precio especial de $16 más en cada laptop que se adquirió.

Obviamente este precio especial ha sido sólo para los pioneros, pues todos los demás que decidan entrar al proyecto en futuro podrán pagar mucho menos por las mismas laptops, según ha prometido Negroponte, que espera que para este año el precio se reduzca a $160, la razón es obvia en el verano boreal (julio-agosto), deben aparecer las primeras netbooks equipadas con los nuevos procesadores Freescale i.MX515, que con una pantalla de 9 pulgadas (2 pulgadas más que la XO-1 de la OLPC Foundation), se venderían a $199 al detalle, algo sobre lo cuál ya comenté en enero de este año en el post "La netbook de $200 esta muy cerca". Lo cual significa que en compras al por mayor, digamos más de 100,000 unidades cualquier gobierno podría adquirir las laptop con un muy sustancial decuento.

Otra cosa que no ha quedado claro tras las declaraciones de Negroponte es si el precio de $204 por XO-1 que pagamos los peruanos (incluso los que vivimos fuera del país), es si el precio es FOB o CIF, porque hay una gran diferencia. Ya que eso determinaría si el precio final real pagado por cada una de las laptops fue en realidad mucho mayor que los $204 que aparece en las declaraciones de Negroponte.

Al margen de si el precio pagado fue mucho mayor que los $204 por laptop, lo cuál no me extrañaría, lo que añade un insulto al daño ya recibido es el hecho de que la OLPC Foundation como resultado de la pésima gestión que ha estado a cargo del mismo Nicholas Negroponte en persona ha realizado un downsizing y ha enviado a su casa a todos los desarrolladores del sistema operativo de las laptop Sugar, que han iniciado el proyecto "Sugar on a stick", y ahora el GUI revolucionario que se suponía era la ventaja estratégica de las XO-1 sobre toda otra laptop puede correr en cualquier netbook. He hecho la prueba corriendo Sugar en mi netbook Acer Aspire One, y este corre bastante bien (levanta mucho más rápido que un XO-1), todavía la versión que utilicé aún no reconoce la tarjeta de red; pero lo cierto es que con unas cuantas semanas más de depuración el equipo de Sugar Labs podrá tener una versión plug and play para cualquier netbook que existe en el mercado actualmente.

Si ya era un error estratégico tratar de poner Windows XP en las XO-1, pues estos equipos tiene un hardware bastante limitado y de por sí eliminaba las ventajas que Sugar le otorgaba a las XO-1, ahora que hasta se puede correr Sugar en cualquier netbook ya ni en ese sentido la compra de dicho hardware (XO-1) tiene justificación alguna. Pues si se ubieran comprado netbooks comunes y silvestres que soportan Windows XP sin ningun problema, ahora también podrían correr Sugar.

Seguramente alguién podría decir que no se puede predecir el futuro y que ser pionero siempre tiene riesgos, lo cierto es que las advertencias se hicieron desde antes de las compras de las primeras 40,000 XO-1, sin embargo la sobervia del gobierno y su deseo de querer gastar dinero público, hizo que cualquier opinion que fuera disconcordante fuera etiquetada como de "pro-Windows", "pro-Intel", "personas que no deseaban que los pobres tengan una mejor educación", etc.

Para aquellos que sufrimos el primer gobierno aprista de Alan García, también recordamos que aquella vez se intentó poner computadoras en las escuelas públicas y se compraron unas microcomputadoras francesas las hasta ahora desconocidas Thomson MO5, que al igual que en el caso de las OLPC XO-1, fue una mala decisión, pues tanto su hardware como su software no era el apropiado para nuestra realidad, la historia de la implantación de las Thomson en el Perú se cuenta en los números de la revista Kipu de aquellos años, estoy a la espera de los escaneos de dichas revistas que espero aún mi padre conserve en casa para contar esa historia olvidada.

Pensaba contar toda esta historia el viernes pasado, pero debido a un exceso de trabajo durante el fin de semana me fue imposible poner mis ideas en el blog para compartirlas con Uds.

2 thoughts on “Un fracaso más que importa

  1. habia una historia del primer gobierno de alan que hizo canje con los rusos de cardumenes (anchoveta) por computadoras, en donde alan salio muy campante a hacer su recorrido por las fabricas “ensambladoras” de pcs aqui en peru y resulto que solo eran televisores que hacian pasar por pcs.

    Reply
  2. Pingback: Tecnología y negocios » Un fracaso más que importa (2)

Leave a reply

required

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <pre user="" computer="" escaped="">